Al tener en mente una meta en específico, (como podría ser llegar a cierto peso o lucir de alguna manera) nos apresuramos a iniciar con dietas, hacemos todo tipo de ejercicio, dejamos de comer mil cosas y hacemos un cambio radical en nuestra forma de vida. Lo que resulta en abandonarlo por completo ya que fue difícil hacer todo a la vez.

En lugar de empezar con un régimen súper estricto te invitamos a crear hábitos y hacer pequeños cambios que poco a poco te llevaran a tener un estilo de vida saludable y finalmente a cumplir tus objetivos.

- Toma agua en cuanto despiertes. Se recomienda tomar 30 ml por cada kg de peso cada día.
- Come 2-3 porciones de vegetales al día.
- Come 2 porciones de fruta al día.
- Come 1 porción de proteína en cada comida.
- Haz mínimo 20-30 minutos de actividad física 5 días a la semana.
- Deshazte de toda la energía negativa en tu vida y reemplazala por buena energía.

¡La meta no es la perfección, el progreso si lo es!

Haz cambios que sean sostenibles para tu vida, no te comprometas con algo que terminarás abandonando, se realista y más que nada, AMA el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *